Read Leonora by Elena Poniatowska Online

leonora

Una mujer indomable, un espíritu rebelde. Estaba destinada a crecer como la rica heredera de un magnate de la industria textil, pero desde pequeña supo que era diferente, que su capacidad de ver lo que otros no veían, de conectar con los animales, la convertía en especial. Desafió las convenciones sociales, a sus padres y maestros, y rompió cualquier atadura religiosa o idUna mujer indomable, un espíritu rebelde. Estaba destinada a crecer como la rica heredera de un magnate de la industria textil, pero desde pequeña supo que era diferente, que su capacidad de ver lo que otros no veían, de conectar con los animales, la convertía en especial. Desafió las convenciones sociales, a sus padres y maestros, y rompió cualquier atadura religiosa o ideológica para conquistar su derecho a ser una mujer libre, personal y artísticamente. Leonora Carrington es hoy una leyenda, la más importante pintora surrealista, y su fascinante vida, el material del que se nutren nuestros sueños.Fantasiosa y excéntrica en su infancia, desafiante en su adolescencia, Leonora vivió la más turbulenta historia de amor con el pintor Max Ernst. Con él se sumergió en el torbellino del surrealismo, y se codeó en París con Salvador Dalí, Marcel Duchamp, Joan Miró, André Breton o Pablo Picasso; por Max enloqueció cuando fue enviado a un campo de concentración. A Leonora se la confinó en un manicomio de Santander, del que escapó para conquistar Nueva York de la mano de Peggy Guggenheim. Se instaló en México casándose con el poeta y periodista Renato Leduc; aquí culmina una de las obras artísticas y literarias más singulares y geniales.No es la primera vez que Elena Poniatowska retrata como nadie a una mujer excepcional. La increíble vida de Leonora Carrington es, en sus manos, una aventura apasionante, un grito de libertad y una elegante aproximación a las vanguardias históricas de la primera mitad del siglo XX. Elena Poniatowska escribe como habla; al narrar, cuenta, y al contar, seduce, lo que convierte esta historia real en una de esas novelas que uno, simplemente, no puede perderse....

Title : Leonora
Author :
Rating :
ISBN : 9786070706325
Format Type : Paperback
Number of Pages : 512 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

Leonora Reviews

  • Diego Barrera
    2018-12-02 03:03

    Más que una biografía, hay que ver este libro como un retrato impresionista sobre una artista –en palabras de Poniatowska– fuera de serie. Este libro llegó a mí de manera peculiar: un tío paterno lo trajo a mi casa y le dijo a mi papá: "léelo tú como persona adulta, que tu esposa lo lea como mujer y que Diego lo lea como joven". Pues como joven, les puedo decir lo siguiente: siempre pensamos que aún estamos en edad de definir el rumbo que va a tomar nuestra vida, cuando en verdad esa edad nunca se acaba. Leonora murió sin saber qué camino tomar, sin comprender a qué vino al mundo. Y estamos hablando de una mujer sabia, que aún venciendo las convenciones, a la locura y a las terribles condenas que padeció, nunca terminó de saciar su curiosidad por entender todo lo que la rodeaba. Podría sonar pesimista, pero el libro es todo lo contrario (no, tampoco es un libro de superación personal, no se me asusten). Todo está en encontrar un asidero; una salvación. En Leonora, fue el arte lo que la salvó, lo que calmaba su angustia existencial. Sin embargo, a mi tío se le fue mencionar un aspecto importante: hay que leer este libro como mexicanos. La situación del país está terriblemente arañada y es curioso ver México desde los ojos de Leonora, un país que aplastaba su consciencia todos los días por medio de su inexplicable caos, pero que aún así, fue México la que la hizo pintar, la que la hizo recordar y explotar su nostalgia al máximo. Al fin y al cabo, ¿qué es México sino un país de añoranzas?

  • Paloma
    2018-11-21 20:04

    Reseña en Español | Review in EnglishMéxico siempre deberá agradecerle a Elena Poniatowska el rescate que ha hecho, a través de sus novelas, de grandes personajes del mundo artístico y cultural del país del siglo pasado. En México, nuestra historia tiende a ser contada de manera subjetiva y siempre yéndose a los extremos: los personajes o fueron héroes o fueron villanos, sin punto medio. Pero la Poniatowska nos presenta a protagonistas con fallas, que cometen errores, pierden la razón, aman y odian con locura. Podemos entenderlos o no, pero, a fin de cuentas, lo que la autora nos presenta es un retrato honesto del ser humano. Leonora no es la excepción. En esta novela, la autora presenta la vida de la pintora inglesa Leonora Carrington, radicada en México desde mediados de 1940 y quien formó parte de un grupo de artistas exiliados que continuaron explorando el surrealismo. Si bien Leonora no nació en México, gran parte de su obra fue producida aquí, toda vez que llegó antes de los 30 años huyendo de la Segunda Guerra Mundial. No se puede concluir –por lo menos al leer la novela– que México haya formado a la Carrington pues sus creencias, su técnica, su inspiración artística fue definida años antes, en París y gracias a Max Ernst pero es cierto que desde aquí produjo y obtuvo notoriedad internacional. image: La hacedora de Atole, Ciudad de México.Leonora Carrington fue una mujer libre, rebelde, sin ataduras, compleja y Poniatowska nos lleva a conocerla desde su infancia en Crookhey Hall hasta su muerte en Ciudad de México a los 94 años. Era hija de un gran magnate inglés y estaba destinada a una vida privilegiada, de lujos, pero a costa de sacrificar su creatividad. Con apenas 20 años decide dejar el hogar paterno, irse a París a pintar y a vivir con el hombre que le cambió su mundo, el pintor alemán Max Ernst. Además de ser un gran amor -yo creería que fue el amor de su vida aunque, como indica Poniatowska en un pequeño epilogo, la misma Leonora decía “cada amor es distinto”- Ernst la introdujo en el mundo del surrealismo, del arte como expresión honesta, brutal, de la existencia. Por varios años crearon su propio mundo, viviendo bajo sus reglas y produciendo un gran acervo artístico. La Segunda Guerra Mundial es el parteaguas para la vida de Leonora -Ernst es detenido y enviado a un campo de concentración por ser alemán y ella se vuelve loca, al grado de tener que ser internada en un manicomio en Santander, España. Este fue el otro gran acontecimiento que la marcó, por el tratamiento recibido y por la soledad. Aunque he de reconocer que esta parte de la novela fue la que menos disfruté -en parte porque en general no el tema de la locura y los manicomios siempre me ha generado escalofríos, pero también porque me pareció que Poniatowska le dedica muchos capítulos y no pasa nada trascendental– es la etapa de la vida de Carrington que es un parteaguas tanto para su vida como su obra.Tras un par de años encerrada, escapa de España hacia Portugal y en Lisboa se reencontrará con Max y con el escritor mexicano Roberto Leduc, a quien había conocido durante las tertulias parisinas y el encuentro con estos dos hombres trazará su futuro. El rencuentro con Max no es lo que había esperado y, francamente, me hizo pensar que el alemán era un ególatra pues en ningún momento quiso escuchar lo que fue para Leonora estar en el psiquiátrico y lo único que hizo fue reclamar por qué había abandonado la casa de campo en Francia y con ella, todas las obras. En la novela no se dice -y desconozco qué sucedió realmente– pero se entiende que el encuentro en Portugal fue fortuito -Max no estaba buscando a Leonora, sino se encontraba con su nueva amante, Peggy Guggenheim, esperando una visa para salir hacia EUA. Esta etapa es un gran acierto de la narración, toda vez que no vemos a una Leonora que le reclame, que haga escenas de celos, que suplique amor -como muchas de las ex mujeres de Max. Sin palabras, entendemos tal y como Leonora lo hizo, que la época y el amor a Ernst llegaba a un fin, porque tanto sufrimiento por alguien sin reciprocidad no hubiera sido justo. Si bien los sentimientos de Leonora son ambiguos, porque sigue viendo a Max y sigue admirándolo como artista, pronto se casa con Leduc, el mexicano que la hace reír y termina de ponerle los pies sobre la tierra. Se dice que en la práctica el matrimonio fue por conveniencia, para que Carrington pudiera salir de Europa, pero la novela si expone una relación sentimental -no apasionada como con Max pero si de camaradería y de apoyo.Y así es como Leonora llega a México. Los primeros tiempos no fueron fáciles, por el idioma, porque no comprendía la idiosincrasia del mexicano y no comulgaba con la comunidad artística fuerte de entonces, a decir, el grupo del muralismo encabezado principalmente por Diego Rivera y Frida. A los pocos meses se divorcia de Roberto y se casa con Emerico Weisz, Chiki, emigrado húngaro y sobreviviente de los campos de concentración. Y al mismo tiempo, conoce a un grupo de refugiados europeos en México, cuya figura más reconocida es Remedios Varo. Entonces, Leonora va encontrando un lugar en el país, formando una familia y continuando una obra artística de pinturas y libros que comenzaron a ganarle el reconocimiento mundial.La última parte del libro narra algunos de los descubrimientos hechos por Leonora en México –su viaje a Xilitla, por ejemplo, al lado del alucinante Edward James o su estancia en Chiapas, para poder pintar su famoso mural “El Mundo Mágico de los Mayas”. No deja de resultar emocionante –por lo menos para mí– identificar esos lugares que sirvieron de inspiración a los artistas y que he tenido la oportunidad de recorrer en algún momento. image: Xilitla, San Luis Potosí, Mexico.Para quién no conoce la vida de la Carrington (y antes de leer este libro, yo no estaba familiarizada con ella) esta novela es un excelente punto de partido que puede complementarse leyendo la obra de la propia Leonora y observando sus pinturas. Es una novela pero también una biografía –de hecho, creo que se acerca más a este último género– de una vida plena, extraordinaria, libre. La sabiduría popular dice que “tiempos pasados fueron mejores” y me pregunto si no es la distancia, el paso de los años, lo que hace pensar que la época de Leonora, o siendo más precisa, de finales de la década de los treinta hasta los cincuenta, fue una época de efervescencia cultural en México, de tertulias entre grandes artistas, de modernidad. Tiempos difíciles pero en donde las discusiones eran más aterrizadas; quizá menos ególatras. No podría saberlo con certeza pero es algo que se intuye de la lectura de un libro como Leonora.Lo único que no disfruté de este libro –y por eso no le di 5 estrellas – fue que en algunas partes sí me pareció que la anécdota se alargaba demasiado y que de pronto, la historia daba un salto extraño en la narración, que algunas veces resultaba confuso. De esto último nada grave pero de lo primero si siento que hubo etapas de la vida de la pintora que fueron muy largas –como mencioné, su estancia en el psiquiátrico, el reencuentro con Max en Nueva York y sobre todo hacia el final de su vida en México. Creo que de haber sido más precisas y cortas el impacto hubiera sido igual o más contundente. Otro aspecto de Leonora que no vi tan reflejado en la novela fue su feminismo –porque según lo que he leído, se le considera entre las feministas más importantes del siglo pasado. Y me resulta evidente, por su forma de actuar y de vivir, que lo era, pero en mi opinión, Poniatowska no profundiza mucho en este aspecto que me hubiera parecido muy interesante. Es decir, el hecho que Leonora haya abandonado a su familia, desafiado a su padre y vivido con un hombre casado no es sinónimo de feminismo. Puede ser parte de, o reflejar a una mujer de espíritu rebelde pero no es igual a. Creo que solo al final de la novela, se presenta un poco de su compromiso al movimiento pero es apenas una pincelada. Como he mencionado, la Carrington fue una mujer completa y he de confesar que no siempre sentía simpatía por el personaje ni real ni novelado, pero no por ello deja de parecerme una artista y una mujer única. Por ejemplo, no sé si es porque en la novela se aborda de cierta forma, pero nunca entendí la razón del desafío a su padre. En un inicio si se da a entender que él quería que su hija fuera una señorita de sociedad –incluso fue presentada ante el rey– pero también le daba lo que quería. Finalmente, y aunque a regañadientes, la dejó inscribirse en una escuela de arte en Londres y si bien no fue lo mejor para ella, pagó su tratamiento en España cuando perdió la razón. Un padre vengativo o desalmado la hubiera dejado a su suerte –la misma que ella eligió. Y aun así, Leonora le guardó siempre rencor y nunca más lo volvió a ver. Este rencor me pareció exacerbado, quizá porque nunca lo comprendí en su totalidad, por lo menos de la lectura. Siento incluso que ese odio fue la que nunca le permitió regresar a Inglaterra si bien fue un deseo que siempre tuvo presente.Y esto me lleva a otro aspecto más que no comprendí a cabalidad: considero que Leonora Carrington nunca se sintió parte de México ni vivió feliz aquí: "Leonora descubre a México despacio; el país ya la ha descubierto a ella y la retiene”. Retener me parece que implica quedarse en contra de la voluntad propia. ¿Hubiera sido más feliz en otra parte? Quién sabe, pues ella misma decía que siempre se estaba buscando. Y si bien no se trata de que todo mundo ame este país, en términos de la historia de la pintora, me hubiera gustado entender más su pensamiento al respecto. Fuera de estos comentarios, me pareció una novela interesante, ágil y muy ilustrativa. Elena Poniatowska hace a un homenaje a estas mujeres –como ya en el pasado hizo con Tina Modotti o Lupe Martín– y lo hace de manera excelente. Disfruté de esta lectura pero, si alguien me pregunta, creo que definitivamente la novela más lograda de la autora sigue siendo Tinísima.________________________Mexico should always be thankful to Elena Poniatowska for the rescue she has made, through her novels, of great personalities from the artistic and cultural world of the last century. In Mexico, our story tends to be told in a subjective manner and always taking sides: the characters were either heroes or were villains, and that is all. But the Poniatowska presents characters which have flaws, who make mistakes, lose reason, love and hate with madness. We can understand them or not, but in the end, what the author presents is an honest portrait of the human being.Leonora is not an exception. In this novel, the author portrays the life and times of Leonora Carrington, English painter who lived in Mexico after the forties and who has part of a group of exiled artists that continued exploring surrealism. While it is true that Leonora was not born in Mexico, a large part of her work was produced here, as she arrived in the country when she was barely 30, escaping World War II. It is also true that one cannot conclude that Mexico had a strong impact on the formation of Carrington -as her beliefs, her technique and her artistic inspiration had been defined years before, in Paris and thanks to Max Ernst; however, Leonora worked and gained international recognition in Mexico.Carrington was a free, rebel and complex woman and Ponatiwoska presents her life from her early childhood in Crookhey Hall in England, until her death in Mexico City when she was 94 years old. The daughter of a very wealthy English man, she was destined for a privileged life, full of luxury, but she would have needed to sacrifice her creative. Before she was 20 she had already decided to leave her house, go to Paris to paint and live with the man who changed her world -the German painter Max Ernst. Besides being her great love -I would even say he was her greatest love though, as the author recalls on the epilogue, Leonora herself said: “every love is different”-Ernst introduce her to the world of the surrealists, of art as a honest, brutal expression of live. For several years they created their own world, living under their rules and producing a great deal of their art work.World War II changed Leonora’s life -Ernst is hold as a public enemy in France and sent to a concentration camp and she goes crazy to the point she is sent to a mental hospital in Santander, Spain. Her stay there was another one of the big moments on her life as the treatment was brutal and she was lonely for three years. Though I acknowledge this was the part I enjoyed less -in part because I generally dislike anything related to mental illness and hospitals, but mainly because I feel the author lingers on this period of Leonora’s life for too many chapters and nothing really else happens- the period she spent there changed both her life and her work. After three years in treatment she escapes to Portugal and in Lisbon she will find Max again but also Mexican writer and diplomat Roberto Leduc, whom she had met before in Paris. These encounters will redefine her future. Seeing Max again was not what she had expected and honestly, it made me question if he really had lover her as he seemed quite selfish after meeting her: he never asked her how she’d felt during her time at the mental hospital and he only question her why she had left the house in France and with it, all their belongings and work. From the novel one understands that their encounter in Portugal was quite incidental as Max was not looking for Leonora but was rather with his new lover, Peggy Guggenheim, waiting for a visa for the USA. This part is very well developed as we do not see a Leonora crying or complaining on her lover’s attitude, as some other women did. We understand -probably as she did- that the times and loves of Ernst were coming to an end, because so much suffering without reciprocity would not have been fair, and she knew it. Though Leonora’s feelings for Max are somewhat ambiguous, as she continues seeing him and admiring him as an artist, she soon marries Leduc, the Mexican who makes her laugh and finally sets her feet on the ground. It is said that in truth the marriage was one of convenience so that Carrington could leave Europe, at least the novel does explore a more personal relation -not as passionate as the one she had with Ernst but one of camaraderie and support. And so Leonora arrives in Mexico. The first years in the country were not easy for her as she did not speak Spanish, could not understand the beliefs of the Mexican people and did not sympathize with the strongest cultural group in the country at that time, led by Diego Rivera and Frida Kahlo. Shortly she divorces Roberto and she marries Emerico Weisz, known as Chiki, an Hungarian refugee and survivor from the concentration camps. At the same time, she starts meeting a larger group of European refugees in Mexico, whose brightest figure would be Remedios Varo. It is then that she starts finding a place in the country, she has kids and builds a large artistic work of paintings and books that gave her international recognition. The last part of the book describes how Leonora sees Mexico and some extraordinary travels she made around the country -her trip to Xilitla, with Edward James, or her time in Chiapas, that served her to paint a famous mural known as The Magical World of the Mayas. I found it was really exciting to read and identify those places that served as inspiration for great artists and to which I’ve been lucky enough to travel. For those of us who were not familiar with Ms. Carrington this novel is an excellent starting point that could be complemented by reading Leonora’s books and exploring her paintings and sculptures. This is a novel but also -and perhaps more accurately– a biography of a complete, extraordinary life. Through its pages we can understand the life of a brilliant woman but also of an extraordinary time when Mexico was the center of a rich cultural life, when people from over the world met and created great artistic works. Now, the only thing I did not enjoy about the book -and the reason why I did not give it 5 stars– is that some sections seemed to linger for long and that at part, the narration changed abruptly thus making it a bit confusing. Nothing that flawed the story in general but I personally feel that there are parts of the narration that are too long -as said, her time and the mental institution, her meeting with Max in New York and some other parts during her life in Mexico. I feel that had the narration been more precise and short, the impact would have remained the same or been even stronger. Another aspect that I did not see deeply explored on the book is on her feminism. I’ve read that Leonora is considered a great feminist from the past century and though it might be implied, because of her way of living, that she was, I feel that Poniatowksa does not really explores this side which would have been very interesting. As I’ve mentioned, Carrington was a very complex woman and I recognize I did not always could understand her motives but I still find her a unique artist and woman. For example, I am not sure if the novel does not address this properly, but I never understood why she defied her father. We understand Mr. Carrington would have like another life for her daughter -she was even introduced to the king and queen at court and expected her to marry an appropriate suitor – but he gave her what she wanted. Finally, and mostly because her mother’s intervention, he agreed to her attending art school in London and paid for her treatment (while not the best) in Spain. A vengeful father woukld not have done so and would have left her daughter to the fate she has chosen. And nevertheless, Leonora always held a grudge against him and never saw him again. This grudge or hatred seemed to be quite strong -I never truly understood it- so strong that it did not allow her to return to England though we sense she would have liked to, because England represented her father. This finally leads me to the last aspect I did not understand completely -from the book I get the sense that Leonora never felt part of Mexico and was not truly happy here:“Lenora slowly discovers Mexico; the country already discovered her and keeps her”. To keep someone implies that the person is staying against her will. Would Leonora had been happier elsewhere? That is hard to tell as she said she was always looking out for something. And while it is true there is no obligation from every foreigner to come and love this country, in terms of Leonora’s life I would have like to understand why she did not and yet remained. Aside these comments, I think this is a very interesting novel, easy to read and enjoyable. As mentioned before Elena Poniatowska pays a tribute to wonderful women -as she has done with Tina Modotti or Lupe Marin – and she does so in an excellent manner. I did enjoy the book but just for the record and in case anyone is interested, I think my favorite novel would be Tinísima.

  • Alexandra Carvallo
    2018-11-30 03:12

    Simplemente fascinante!Leonora me cautivó desde el momento en que leí el primer párrafo hasta el último. Me quedé con ganas de más, de seguir conociéndola, de estar cerca de ella. Me identifiqué con ella en muchas cosas, y lamenté profundamente no haber leído este libro antes, no haberla conocido desde hace muchos años.Elena narra las cosas como si estuvieras con ella tomándote un café. Tiene la habilidad y la capacidad de transportarte a escenarios diferentes, a épocas de antaño, a culturas nunca vistas.Este libro lo bebí en sólo 10 días, cuando a veces no me alcanza el mes para terminar un libro de longitud promedio... (350 o 400 pág). Sin embargo aquí no podía parar, simplemente no podía. Cada obra mencionada en la lectura me obligaba a entrar a Google a buscarla. La miraba, la analizaba, entendía cada elemento de cada pintura. Me dejó un gran acervo cultural.Entre la forma de escribir, la historia enigmática y llena de vida de Leonora, entre sus amigos surrealistas, sus hijos que casi sentí conocer... en fin, es un deleite este libro y recomiendo ampliamente su lectura.

  • Israel Montoya Baquero
    2018-11-12 21:09

    Reconozco que el libro esta bien. y que algunos momentos son maravillosos...pero no me ha llegado a enamorar.Comienza bien, con una fuerza apabullante, que desaparece pagina tras pagina, desinflandose el libro del todo en su etapa mexicana.Aun asi, una buena lectura, y una buena manera de acercarse a la vida de Leonora Carrington, escritora, pintora, madre, amante, mujer...artista

  • Araceli Gallardo
    2018-12-01 00:17

    No tengo explicación alguna hacia mi renuencia a leer a Poniatowska pero debido a que me interesa la vida de esta artista Leonora Carrington, que acaba de morir, pues me adentraré a saber más de ella a través de las palabras de Elena Poniatowska, veré qué sorpresas me depara.Ya leído, en términos generales me ha sorprendido sobremanera y creo que debo darle mérito a la autora al hecho de que adentrarme al surrealismo y a un agente directo de él como lo fue Leonora Carrington me ha hecho bien, el surrealismo fue para mí hasta esta novela algo incomprensible, pero ahora lo comprendo e incluso me atrevo a decir que lo adopto para darle matices a mi vida.Es verdad que en la segunda mitad de la novela sentí que Leonora se desdibujaba, su carácter indomable pero también atino a apreciar que a quién no nos pasa, en lo personal, a veces sentimos que estamos cambiando de forma de pensar, o simplemente nos abrimos a nuevas posibilidades, hasta que un buen día no nos reconocemos, pero al mismo tiempo luchamos por mantener nuestra esencia, pero eso ya son vivencias personales ¿verdad?En fin, tendré que seguir leyendo más obras de Poniatowska y que Carrigton al fin descanse en paz, ahora que ya llegó la muerte a su puerta, esa muerte tan rechazada.

  • Magdalena
    2018-11-17 19:55

    Mis respetos para la Señora Poniatowska. El libro está plagado de frases que me llegaron y que son muy sentimentales. Va más allá de frases cursis de amor, son frases tan trascendentales que oyes justo cuando la vida te va a cambiar. Claramente el estilo de Elena Poniatowska evoca mucho a la nostalgia, a la investigación un tanto biográfica, pero lo sorprendente de la autora es que describe de la manera más gutural las pasiones que emana la existencia humana a lo largo de todas sus fasetas. Terminé admirando a Leonora Carrington por su ejemplo de fortaleza interna y de creatividad. De mis libros favoritos y de los más inspiradores que he leído.

  • Julia Sánchez Sanz
    2018-11-21 01:06

    No conocía ni la vida ni la obra de Leonora Carrington, ni tampoco la obra de Elena Poniatowska. La verdad todo un descubrimiento. Un libro muy interesante, a caballo entre la novela y la biografía (una vida muy interesante la de Leonora). Destacaría la forma de escribir de Poniatowska, con frases cortas describiendo a pinceladas. Cómo cambia de un español castellano a un español mexicano cuando la historia se mueve de Europa a América. El libro te da ganas de aprender más de los (y sobre todo las) surrealistas, de leer los cuentos de Leonora (y también leer Memorias de Abajo), de viajar a París, al sur de Francia, a Lisboa, a Nueva York y a México.

  • Katherine
    2018-11-19 21:02

    What an incredible book.I have been curious to know more about Leonora Carrington's life, ever since I went to the exhibition "In Wonderland: The Surrealist Adventures Of Women Artists In Mexico And The United States" in Mexico City.At the same time, I've been wanting to read one of the works of Elena Poniatowska, so it was a win-win situation to dive myself into.And what a wonderful deep end! From the very beginning, Elena really brings you into an imaginative world, illuminating Leonora's perspective towards life in general - culminating into one colourful surrealist painting. Born in the UK, Leonora demonstrates from early childhood her artistic tendencies, her love for animals (particularly horses) and her restless nature to find her own self-direction.She had that freedom to just go with what her heart was telling her to do, and that was hypnotizing to read. Of course, she manages to do a lot because she does have immense class privilege by being the daughter of an industry mogul. Although it did backfire when she was internalized into an asylum.I found her life trajectory in Mexico City really fascinating and surprising. I felt that I really knew Leonora when I completed the book and thought, wow, i wish I would have had a chance to just see her in action. I don't know if this book is available in English (it was released in Spanish in 2011). But those who can read Spanish, this is not a story to miss.

  • Leslie Gabaldon
    2018-11-26 21:59

    Aterrizando de un viaje extraordinario por unos mundos que ya no existen. Me dio lastima despedirme de Leonora, quien se convirtió en 496 paginas de complicidad ante mis propias reflexiones. Gracias Elena Poniatowska por la labor y la devoción.

  • Maria Mendoza
    2018-12-08 22:21

    Me gustó mucho es una novela con muchos giros poéticos, al principio te hace sentir como si estuvieras viviendo un cuento. No me encantó el final pero era lo esperado.

  • Rocío de Catpeople.es
    2018-11-10 23:17

    He llegado a Leonora – Elena Poniatowska, 2011 – de la mano de un susurro. De un viento imperceptible entre mujeres y causalidades que arrancó leve y silencioso de una clase de Historia de la Fotografía en la Facultad de Comunicación. Hablábamos de Tina Modotti, mirábamos su fotografía.Ha llegado Leonora y leerla es mirar de cerca para redescubrir la historia de las vanguardias, la modernidad; es mirar de cerca para enamorarnos de nuevo. Es adentrarse en el género femenino, de una forma íntima y, sin embargo, universal. Es desafiar a las normas, a las convenciones; es luchar, mirar, enloquecer, trotar… siempre hacia delante.Leo Leonora, respiro a Leonora… la cojo de la mano y galopamos juntas.- Leonora, ¿Por qué me contaron que aquí todo pertenecía a los hombres? –Leonora no responde porque un gato se acerca y escuchamos juntas su ronroneo como si allí estuvieran todas las respuestas…- ¿Y los gatos, Max, qué pasó con los gatos?**- A quién le importan los gatos. **FINHistoria sin mujeresPocas veces en la universidad estudiamos la importancia de las mujeres en la historia. Descubrí las vanguardias cuando estudiaba Arquitectura y ya entonces me atrapó el Movimiento Surrealista, pero nadie me habló de las mujeres que aparecen en las fotos, de las pinturas, de los collages; y si alguien lo hizo, como meros accesorios nos las mostraron; las mujeres en las vanguardias no hablan, no son; posan y se vuelven invisibles en un mundo de hombres, al-lado-de. Son musas que el tiempo y los propios hombres, aquellos que abrazaron, transformaron en musarañas.De Leonora me quedo con su fuerza, con su fragilidad; su amor por los animales, su pasión por la pintura. Con sus edades y sus múltiples vidas. Con su vida. Y no, no podría resumir Leonora, hay que dejarse arrastrar por su viento, por el torbellino de sus rizos negros. ¿Y si fuera una flor? ¿Por qué ya nadie enloquece como ella hizo a causa de las guerras?Me aterra que haya historias tan auténticas que puedan llegar a perderse. Admiro a Poniatowska, por devolver a la mujer su sitio en la historia. Por eso creo en la importancia de que las propias mujeres escribamos también sobre las mujeres que nos inspiran, que nos marcan, que nos enseñan. Aquellas que son modelos más allá de una imagen. Porque sobre tacones, las mujeres, incluso hoy, parecen condenadas a pasar por el mundo de puntillas y a ser calladas hoy con insultos, borradas mañana con silencios. Agresividad e indiferencia parecen ser las dos únicas respuestas a nuestro género. Por eso es necesario que las mujeres escribamos, reescribamos la historia. Nos rebelemos contra ella.Puedes leer esta review en el blog Cat People

  • Sue
    2018-11-16 00:14

    This novel seems to me to capture the essence of this brilliant, fascinating and often troubled artist in a way that no straight biography ever could. Leonora Carrington was a true surrealist, though she rejected their ideology; Surrealism was about plumbing the depths of the human psyche and her depths were greater than most. So were her heights, she was the ambidextrous child, the White Mare, the rebellious hyena and the Giantess. Leonora’s imagery is extraordinary in its density, its obscurity and Elena Poniatowska who knew the artist well in the last decades of her life, comes close to explaining Leonora’s meanings by divining the origins of her thinking. The author’s writing is densely descriptive, like the artist’s painting. It takes the reader on a journey beginning just below the surface of family life in Crookhey Hall, Leonora’s childhood home, where the infant Leonora is convinced she is a horse and ends with Leonora communing with dolphins in Mexico. That necessity for a journey is the novelist’s prerogative, there are no pictorial illustrations but why should there be when the writing is so vivid?I have studied Leonora Carrington over several years and seen as many of her paintings as is possible in Europe; my knowledge of the subject has not been challenged by this novelization of her life. I picked up a single minor inaccuracy in the title of a painting, which faced with the sweep of the story is insignificant. I won’t read a straight biography of Leonora Carrington again, the basic facts are already known and for the rest, this remarkable account by Elena Poniatowska will do for me.

  • Jaime Blanco
    2018-12-06 03:20

    Considero que es un 3.5, aprendi mucho de Leonora y fue muy interesante conocer la vida de una artista surrealista, que genuinamente fue capaz de representar en sus obras las travesias que vivio en sus años de vida, en los diferentes paises y en las diferentes situaciones que le toco vivir; desde su nacimiento con un legado aristocrático, como la persecusión durante la segunda guerra mundial que enfrento, así como las diferentes metropolis en donde vivio y fue influenciada por los diferentes artistas contemporaneos de su epoca.Sin embargo, para mi no logra ser un 4 porqué me costo trabajo acostumbrarme al estilo narrativo que Elena P. uso para contar la historia. Continuamente, me ocurria que en menos de 2 o 3 parrafos, la historia daba saltos gigantes, cambiaba de ubicación y ó de idea bruscamente, haciendo dificil la tarea de seguirle el paso a la historia y a los personajes.Aún así, creo que es un gran libro que nos puede dejar mucho en que pensar. Leonora es un claro ejemplo de rebeldia, inspiración, imaginación y cuestionamiento de lo "racional" e "irracional". Tiene fuertes opiniones sobre temas centrales del ser humano, como los conceptos de la muerte, la religión, el alma de los animales y la existencia de otras criaturas místicas que de ahora en adelante recordare.Si bien son muchas palabras fantasticas que he usado para describir la personalidad que Elena cuenta de Leonora, no podría utilizar menos adjetivos de los que provoca Leonora Carrington con sus obras de arte.

  • Makenzie
    2018-12-01 23:14

    Quizás hubiera apreciado más este libro si no hubiera tenido tan altas expectativas antes de empezarlo. Me gustó enormemente Hasta no verte Jesús mío, y desde que lo leí he querido leer otra obra de Poniatowska. Así que cuando salió este libro hace un par de años, me pareció una combinación perfecta: la vida de una artista contada por Poniatowska. Y aparte de eso, todos parecían elogiarlo. Pero por una razón u otra -los exámenes, los trabajos para la universidad, los altos precios de los libros-, no lo compré hasta hace un par de meses. ¡Así que figúrate la anticipación! Y al final el libro no es tan malo -sin duda la vida de Carrington, de quien no sabía absolutamente nada, es fascinante en sí-, pero resulta decepcionante. Después de unas cien páginas (y el libro tiene algunas seiscientas), uno ya tiene una buena idea de cómo es la personalidad de Leonora, y sus varios encuentros con una multitud de personas retratadas sin nada de profundidad empiezan a cansar. En fin, el libro tenía buenas posibilidades, pero en mi opinión falta algo. Tendré que probar mi suerte con otro de Poniatowska.

  • Pi.
    2018-12-01 01:20

    Poniatowska lo hace muy bien. Te apasionas y te fastidias y te vuelves apasionar de Leonora... tan próximo como debía haber sido el estar cerca a ella.El personaje me encantó, no deja templado ni al más estirado! así como le responde a su padre, desarma a Bretón. Me gustó especialmente cómo desromantiza (y humaniza) a los surrealistas y critica sus posiciones ante los mecenas, las mujeres y la locura.Fue divertido ir además pasando por todos estos personajes del arte de las vanguardias, era ir andando un poco por la historia del arte desde Leonora.Poniatowska le atinó a algo muy díficil: mostrar lo maravilloso de una persona sin volverla ángel y aunque, en principio, a mi una frase como "soy un caballo bajado del cosmos" me repele, acá tiene todo el sentido.Lo recomiendo.

  • Daniela González
    2018-11-18 23:09

    Sin duda se ha convertido en uno de mis libros favoritos. La vida de la pintora surrealista Leonora Carrington te transporta a diferentes épocas, tanto sociales como culturales. Leonora siempre fue una persona rebelde, feminista, ingobernable. Sufrió varias separaciones amorosas que poco a poco marcaron su vida. Son quinientas páginas de las que se puede hablar y hablar, cada página te envuelve, es un libro con gran abundancia cultural que al terminarlo, amplía tu panorama de vida. Diego Rivera, Frida Kalho, Salvador Dalí, Remedios Varo, Picasso, pero sobre todo Max Ernst son espectadores de las admirables acciones heroicas y remarcables de gran valor y esfuerzo que vive Leonora.

  • Sylvia
    2018-11-29 21:15

    Disfruté más de la mitad de esta novela. Poniatowska de nuevo deslumbra con su recreación de momentos y personajes únicos en la historia del arte y la cultura. Leonora, el personaje, es entrañable y deleznable al mismo tiempo, una mujer que da tumbos y crece y se retuerce y hace y dice y pinta, pinta, pinta. Sin embargo hacia el final siento la caída de la novela o, en otro nivel, siento el préstamos de otros libros de la misma poniatowska: lo que escribió años atrás sobre Tlatelolco y El Sismo del 85 toman estas páginas en mismo tono y forma. Sin embargo vale la pena dejarse llevar por los ires y venires de la pintora, de sus amantes y del surrealismo en que vivió.

  • Jellymeli
    2018-11-24 03:04

    I love exploring Carrington's life through Elena's mind. I've been trying to change something in my life these days while reading the book, looking for adventure, passion and finding my inner wild Leonora.

  • Guillermo
    2018-12-06 19:07

    Fascinante la historia, si tomas en cuenta que por muchas libertades que se haya tomado la autora es la vida de una persona real, ¡una mujer fascinante!

  • Canal-L El canal de los libros en Internet
    2018-11-28 19:03

    "Las mujeres estamos viviendo tiempos de agresión" Elena Poniatowska: Premio Biblioteca Breve 2011 http://www.canal-l.com/index.php?id_v...

  • Patricia
    2018-12-05 21:15

    Este libro es plano y aburrido. La historia de Leonora Carrington es interesante en sí misma, pero la narración es tan monótona y desordenada que es difícil prestar atención al libro de corrido.

  • Lu Mendoza
    2018-11-17 02:15

    Aunque no vi a Elena. Me enamore de Leonora.

  • Lu
    2018-11-19 19:15

    Algo para leer en dos días de vacaciones

  • Alejandra
    2018-11-17 19:06

    The way to live met the way to write about that living.

  • Elsa Ontiveros-rowley
    2018-12-11 02:01

    Se aceptan recomendaciones de libros relacionados con artistas o bibliografía sobre Surrealismo.

  • Ileana
    2018-11-24 23:14

    La novela se va como agua; leerla es vivir junto con Leonora el surrealismo como vida. Me encantó

  • Radiolina
    2018-11-28 20:14

    Todo lo olvida, todo la distrae, tanto en el juego como en el trabajo. De pronto se detiene y no hay nada que la devuelva a la tierraYa serás mio libro y copiaré cada una de tus frases...por ahora, de vuelta a la biblioteca. Te extrañaré!Mientras, otros apartes del libro que alcance a copiar:La primera guerra mundial hizo que los surrealistas, antes dadaístas, adquirieran la capacidad de poner el arte al servicio de su imaginación. En vista del crimen y la imbecilidad de los ejércitos, los seguidores de Bretón y Freud eliminaron la razón y se abrieron al alto mundo del inconsciente. Rescataron del olvido a Lautréamont por sus odas al asesinato, la violencia, el sadomasoquismo, la blasfemia y la obscuridad. El surrealismo, eso sí era la revolución permanente, la que empieza por uno mismo. La poesía se volvería carne y sangre como lo pedía Éluard, los hombres y las mujeres, los ancianos y los recién nacidos vivirían al borde de sus sentidos, destruirían al ejército, las cárceles, los burdeles y sobre todo las iglesias. Ahora sí, la respuesta la tenían los pintores, los escritores, los experimentadores, los científicos, los inspirados, los románticos, las musas que guían a los creadores, los que no tienen miedo a mostrarse desnudos y los niños que se avientan al vacío colgados de un paraguas. ¡Ah, y los jóvenes tristes en un tren! Y algún otro perro salchicha perdido entre Bruhl y Paris.Leonora descubre que Max la llama la novia del viento porque tomó ese título de Joe Bousquet, que escribe de metafísica y compone alegorías para varias revistas literarias como Cahiers du Sud.La novia del viento es una planta sin raíces castigada por el aire y a la que todos pisotean o rompen. El pueblo la llama la novia del viento para burlarse de ella y Jules Michelet afirma que esa planta agitada por la corriente goza de un privilegio; aun en los peores torbellinos florece.

  • Rebecca
    2018-12-01 20:08

    I don't know much about Surrealist art and had never heard of Leonora Carrington before picking up this book in the library. I was mainly attracted by the description of a young woman rebelling against her upper-class upbringing and doing her own thing in a world and at a time when society had very strict rules for young ladies. The early part of the novel shows how her parents are essentially scared of her, scared of her determination to say what she thinks. however strange or controversial her opinions may be. They try to stifle her, until eventually Leonora is set free to follow her passion for art. We follow her life, the ups, downs, the social circle, the politics... all of it. There are times when the language is mesmerising and there are others when you want to slap the artists for sounding so pretentious. The author includes a note at the end, detailing the research that went into this book - it is clearly a labour of love and I found it educational too. Certainly it made me want to seek out the works of Leonora and her associates. I'm glad I found this book.

  • Mariana Ordoñez Oropeza
    2018-12-03 03:11

    En realidad esperaba que Leonora llegara a querer a México como otros artistas, el que nunca se haya sentido como en casa, no lo esperaba ... sin embargo es una novela con la que aprendí cosas nuevas y, algo muy valioso fue que te acerca al círculo surrealista dominante durante el auge del movimiento, ya que menciona en todo momento a Bretón, Max Ernst, Buñuel, Edward James, y muchos más Pintores y mecenas que hacían posible el tráfico y la difusión de obras, de igual forma, me llama a querer leer esoterismo. Sin duda Leonora Carrington era un personaje sumamente interesante, me quedo con ganas de leer mas a fondo sobre su vida. Esta novela te ayudará a tener un marco general acerca de la pintora surrealista y su entorno social.

  • Carla Trujillo
    2018-12-07 22:15

    Me costó mucho trabajo enamorarme del libro al principio, tanto que lo guardé casi tres años. Me da gusto haberlo retomado porque, para mi sorpresa, logré congeniar con Leonora hasta las lágrimas y conocer a mujeres tan impresionantes como ella siempre llena el corazón. Me quedo con ganas de investigar su obra y admirarla con los ojos de quien se deja iluminar por las grandes personalidades que nos anteceden. Amé la prosa de Poniatowska, ligera y profunda a la vez. Sin duda uno de los mejores libros que he leído.